jueves, 6 de junio de 2013

Zapatos y pies

¡Hola a todos! 


Sé que llevo un tiempo sin escribiros nada, pero he estado ocupada ayudando a mi mami a estudiar un poquito estos últimos días. Bueno, tampoco se puede llamar ayuda, más bien he intentado dejarla usar el ordenador porque ella estudia mucho en el portátil, yo también quiero uno ¡Porque me lo merezco!
¡Miau!

Ummmmm, qué rico huele este zapato

Ya es hora de que os cuente mi relación con todos los zapatos, chanclas y zapatillas. Desde que soy pequeñita y vivo aquí, me he dado cuenta de que mis papis tienen un montón de zapatos y me gusta tumbarme en ellos, dejar bichos medio vivos, olisquearlos y probarme un zapato en cada pata.

¡Chanclitas para el verano!

Mis preferidos son unas bailarinas rojas que tiene mi mami, que cuando se las pone me encantan, porque traen infinidad de olores nuevos que intento adivinar. ¡Las chanclas negras de papi son maravillosas! Son de tela y tienen algunos hilitos sueltos y me encanta morderlos y lamerlos como si fuera un hermanito.

¿Por qué no dejan de hacerme fotos?

Mis papis no entienden por qué me gustan tanto los zapatos, pero es que no saben que huelen ¡taaaaaan bien!

También, los zapatos, son unos seres muy cómodos para echarse a dormir encima, y que son lo suficientemente altos (más que las bolsas) para intentar cazar ¡los pies!.


¡No me dejan dormir tranquila con tantas fotos!


Os escribiré pronto, ¡un zarpacillo!

lunes, 16 de julio de 2012

El gato de la bruja


Cualquier mascota era susceptible a la sospecha de ser un “familiar” si habitaba en la casa de alguien acusado de brujería.
Los familiares, se pensaba, eran demonios menores encarnados en el cuerpo de un animal. El mismo diablo se los obsequiaba a sus adeptos durante la ceremonia de iniciación. La maligna mascota debería encargarse de facilitar los hechizos a su poseedora.

Las mascotas preferidas por inquisidores y cazadores de brujas eran los gatos. Principalmente los gatos que tenían el infortunio de ser negros, pues se les creía encarnaciones del mismo Satán.
Los gatos fueron perseguidos y condenados a la hoguera durante parte del medievo y el renacimiento.


Es sabido que cualquier bruja respetable tiene un gato negro. Los gatos negros son, de entre todos los gatos, los que más y mejor se comunican con las mujeres. Y muy especialmente si éstas son brujas.
También afirman que las brujas entienden el lenguaje de los gatos negros sin dificultad. Por eso, desde antiguo, aquellos que viven atemorizados por lo diabólico han podido demostrar que una mujer es bruja cuando poniendo un gato negro en sus brazos observan que éste se acomoda zalamero a ella, y le habla. 
Pero claro, quienes no odian a las brujas tampoco temen a los gatos negros. Para algunos tiene solamente cualidades mágicas y maravillosas. Algunas mujeres no se casarían sin acariciar antes el reluciente lomo de un gatazo negro. Otras no estrenarían jamás una casa sin que antes un gato negro se paseara libremente por ella e indicara los rincones más propicios. Y muchos navegantes y pescadores no saldrían a la mar sin dejar en casa a un gato negro que garantizara un bien viaje y un seguro regreso.


domingo, 15 de julio de 2012

Diario de Gretel 1

Domingo 15 de Julio:

¡Hola a todos! Hoy mis papis se han ido a ver a los abuelos y me he quedado todo el día sola.
Me gusta tener la casa para mí sola y poder afilarme las uñas en cualquier sitio sin que nadie me regañe. También me gusta ser la guardiana de la casa y cazar a cualquier bichillo que se acerque. Pero mi actividad favorita cuando mis papis se van es dormir. Duermo en todos sitios y durante todo el día.


Me gusta el olor de mami cuando hace ejercicio, ¡qué pena que luego lo estropee duchándose!

Me dejan mi espacio y no me manosean. No me malinterpretéis, yo quiero mucho a mis papis pero es que voy creciendo y necesito mi espacio, claro que para ganarme mi espacio y su confianza necesito que todo lo que hago no se note cuando ellos vienen. Cuando mis papis llegan me saludan desde la calle y asomo la cabeza por el balcón para verlos mejor. No hace falta ir con ellos para saber qué han hecho y dónde han estado, cuando llegan los huelo de arriba a abajo y es mejor que un interrogatorio.


Mis papis son unos aburridos, solo saben estudiar medicina

Hoy he detectado un olor nuevo. Parece que ven a otro gato cuando se van de aquí. De momento, no he demostrado ninguna reacción hacia ese olor, hasta no saber bien a qué se debe. Os mantendré informados.
¡Hasta otro día! Sed buenos y quered a vuestras mascotas.

Un zarpazo de Gretel


sábado, 14 de julio de 2012

Gato + agua + jabón

¡Hola a todos! Este es uno de los baños de Gretel, que no es el primero pero como si lo fuera porque cada vez se hace más complicado bañarla.

Así es como debería ser:


Así es como es:



Este es un extracto del libro Gatos para Dummies, que me ha ayudado en varias ocasiones:

"No importa qué opine tu gato: un baño no le va a hacer daño (ni tampoco a ti). Los gatos de pelaje largo y sedoso necesitan uno o dos baños al mes, y los de pelo corto tienen suficiente con uno cada tres o cuatro meses. [En verano la bañamos una vez al mes y en invierno no].
Debes peinar al gato antes de bañarlo porque los nudos en el pelaje, una vez que se mojan, son imposibles de desenredar y es necesario cortarlos.



Si tu gato te lo permite, introduce una bola de algodón en cada oreja para mantenerlas secas (pero no te olvides de quitárselo después). [Lo de la bola de algodón no lo hemos probado, lo que hago es agachar las orejas con mis manos para evitar que le entre agua, pues podría causarle una otitis].

Baña al gato en el lavabo (es más cómodo para tu espalda y te permite controlar mejor al animal) y usa agua tibia. Debes tener todo esto a mano antes de mojar a tu gato:



  • Toallas: Las necesitas para secar al gato al terminar, pero también conviene poner una en la base de la bañera, para ofrecer a tu minino una superficie con más agarre, en vez de usar tu piel.
  • Manguera con telefono de ducha: No hagas que tu gato esté en una especie de balsa, utiliza una manguera con telefono de ducha para mojarlo y enjuagarlo.
  • Champú: Usa champú paraa gatos o para bebés, y no utilices jamás jabon antipulgas para perros. [Nosotros usamos el Champú y acondicionador dermoprotector Compy, ¡que deja un olorcito a dulce que dan gansa de comérsela!].

¡Me han pillado a traición, no me gustan las fotos si no salgo arreglada!


Para bañar a tu gato sigue los siguientes pasos:
  1. Sujeta al gato firmemente por el pejello de la nuca y ponlo dentro de la bañera.
  2. Mójalo por completo con la alcachofa.
  3. Comienza a enjabonarlo con el champú, haciendo primero un anillo de espuma alrededor del cuello. De ahí seguirás por el resto del  cuerpo hacia la cola. [Gretel odia que le moje la cola]


  4. ¡Cómo odio bañarme! ¡Mi colita!

  5. Enjuaga bien.
  6. Si el gato está muy sucio, repite el proceso.
  7. Si tu gato tiene el pelaje sedoso, aplica un acondicinador en crema y enjuaga de nuevo.


  8. ¿Ya te hemos dicho que lo enjuagues? Hazlo, y hazlo otra vez. Los restos de jabón o acondicionador, en el mejor de los casos formarán escamas que parecerá caspa, y en el peor de los casos, la exposición prolongada a productos de aseo puede irritar la piel de tu gatito.
  9. Sécalo con una toalla y déjalo libre. Se lo ha ganado.
  10. No le dejes salir de la casa hasta que esté completamente seco, pues el frío no le sienta bien."


¿Habéis intentado bañar alguna vez a vuestro gato? ¿Cómo se porta?


Juguetes

¡Hola a todos!

Sí, quien tenga un gatito sabrá que uno de sus juguetes preferidos son... ¡las bolsas de plástico y las cajas de cartón! También hay otros juguetes, como bolitas del envoltorio de Ferrero, trozos de cartón, bolígrafos, lápices, mi lima de uñas, etc.

¡Me encanta mi bolsa del papel higiénico!


Cuando nos vamos de casa procuramos retirar todas las bolsas de plástico que haya y siempre que juega con ellas es bajo nuestra supervisión, aunque lo que nos deja más tranquilos es romper la base de la bolsa y las asas de la misma, para que no corra ningún riesgo.


¡Las bolsas del McDonals huelen tan bien!


Cuando pedimos en el McAuto siempre le dejamos que juegue con las bolsas de papel, que le encantan por cierto. Dejamos las bolsas sobre el sofá y mientras cenamos ella nos mira desde dentro de las mismas poniendo ojitos.


¡Y estas cajas son la leche!

Las cajas de leche, que tan rápido entran y salen, son uno de los escondrijos favoritos de Gretel, ¡sobretodo cuando escondemos una bolsa dentro! Además, siempre puede hincarle los colmillos que tan hambrientos están de hacer agujeros por doquier.


¡Me encanta cualquier tipo de tubo!

Otro de sus super-entretenimientos esconderse en cualquier objeto con forma de tubo y esperar que pase su víctima para asestarle un buen zarpazo... Aunque también se conforma con cazar sus juguetes al otro lado del tubo. La foto de arriba se la hicimos días después de adoptarla, cuando aun tenía unos 2-3 meses y ya era una revolucionaria.


¡Mi plumero!


Le compramos un plumero en el Carrefour, bastante barato, pero poco resistente, pues unos días después de abrirlo, arrancó pluma por pluma, pues no le basta con cogerlo sino que quería "colgarse" de él. No le hemos vuelto a comprar otro, porque le colgamos lacitos del pelo del palito negro del plumero y nació otro de sus juguetes favoritos. En esta foto aparece una tira blanca; es el sobrante de la correa, que se lo cortamos poco después (cuando se calmó y se estuvo quietecita).


¡Cuando era pequeñita amaba mis peluches!

Ahora, que tiene unos 12-15 años humanos, en la etapa prepúber, los rehuye como si quisiera demostrar que  ya es mayor. Este peluche se lo compramos el segundo día después de la adopción y ha dormido con él hasta hace muy poco.


¡Mi lacito y mi bichito verde!

El lacito rosa es el único juguete con el que aún sigue jugando como si fuera un juguete nuevo (lo muerde, lo lame, lo abraza, se lo frota en las mejillas...). La bola verde es peluche que colgaba de una caña para jugar, que por supuesto rompió muy pronto.


¡Bueno, y el resto de mis lazos!

Lo que Gretel siente por los lazos del pelo es puro amor, ¡ahí la podéis ver más que agusto con sus juguetes favoritos!

Bueno, como ya veis, sus grandes juguetes son muy muy baratos y que todos tenemos en casa. ¿Cuáles son  los juguetes preferidos de vuestras mascotas?

Un saludo

viernes, 13 de julio de 2012

La historia de nuestros gatos

Egipto

La historia del gato que conocemos comienza en egipto, donde es domesticado y venerado por los habitantes debido a su habilidad para proteger los graneros de la voracidad de los roedores y por ser un gran cazador de serpientes.

Gato armado con un cuchillo, aniquilando a la serpiente Apofis


Más adelante, por su capacidad para ver en la oscuridad y el enorme agrandamiento de sus pupilas, se le vinculó directamente con el sol y la luna, por lo que adquirió un status casi divino.
Su vinculación con la divinidad le procuró la protección de las leyes y surgió en torno a él un culto que se personalizó en la diosa gata Bastet, que añadía a los atributos la sensualidad y la fertilidad.

La diosa Bastet y sus gatos


La muerte del gato de la casa constituía una auténtica tragedia. La familia se ponía de luto y se afeitaba la cabeza y las cejas. El animal era embalsamado y enterrado en importantes necrópolis gatunas.


Momias halladas en la necrópolis de Beni Hasan

El gato egipcio, precioso y divinizado, estaba extremadamente protegido por las leyes y era considerado patrimonio nacional. Las leyes penaban con la muerte a los contrabandistas que osaran sacarlo de las fronteras de Egipto, pero era un bien tan valorado y deseado que no fueron pocos los aventureros y comerciantes que intentaron ‘robar’ tan preciada joya hasta que al fin lo consiguieron. Hoy día se encuentra asentado en toda europa.

Grecia

En Grecia consideraban que el gato era el animal totémico de la diosa Artemisa. Ya entonces se pensaba que los mininos poseían poderes mágicos, especialmente los gatos negros, y se suponía que esparcir sus cenizas sobre los campos de cultivo mantenía alejadas a las fieras y a las alimañas.


Felinos en el arte griego

El gato en la Edad Media

Los tiempos de adversidad empezaron tan pronto los celtas hicieron de él un símbolo de las potencias negativas de la naturaleza. Mientras tanto, los manuscritos medievales, con o sin amor felino, llenaron de animales y extrañas criaturas sus márgenes.

Particularmente desventurada fue la relación del gato con el cristianismo desde mediada la Edad Media. .


En aquellos años de fervor religioso, el más denostado y peor parado de entre todos los gatos fue el bellísimo gato negro.
El gato sufrió la misma negra suerte que su bruja amiga y fue cruelmente perseguido y aniquilado. En otro post hablaremos sobre la bruja y su gato negro.

Cuando las grandes epidemias de peste negra trasmitidas por las ratas asolaron Europa, solamente aquellos lugares en los que los gatos habían sido respetados se mantuvieron relativamente a salvo de la  enfermedad. Siglos más tarde se concedió al gato el merecido reconocimiento.

El renacimiento

El renacimiento, sin embargo, fue una época dorada para los gatos. Casi todo el mundo tenía alguno, desde los miembros de las casas reales y sus sirvientes hasta el campesinado.

Freyja conduciendo su carro con gatos

El gato hoy día

En Europa y Norteamérica existen, en la actualidad, al menos tantos gatos como perros. Solo en Estados Unidos existen 50 millones de gatos.
Los gatos son unos animales considerados una maravilla de la naturaleza principalmente por su velocidad y sus reflejos. Su columna vertebral es extremadamente flexible. Las patas traseras son muy fuertes y les proporcionan una asombrosa capacidad de salto.
Tienen un mejor sentido del equilibrio que los seres humanos, sobre todo porque tienen una cola que utilizan como la barra de un equilibrista para mantenerse.

"Gato de la suerte": popular escultura japonesa


"Muchacha con gato". Pierre Auguste Renoir


"Jeanne con gato". Mercedes García Bravo
Cabaret de París del siglo XIX

jueves, 12 de julio de 2012

Presentación y biografía

¡Hola! Me llamo María y vivo con un bichito peludo al que el hemos llamado Gretel, que está lleno de personalidad (y a veces mala leche).
Gretel tiene a día de hoy unos 9 meses (que equivalen a 12 años humanos, toda una adolescente), y que la adoptamos de una protectora de animales.


Tabla de relación edad gato-edad humano


Una tarde entramos a la página de la protectora y la vimos que estaba recogida y tras meditarlo un tiempo, decidimos quedárnosla en el pisito. Le pusimos sus correspondientes vacunas y la esterilizamos por completo, como nos aconsejó en veterinario. Pasó una mala temporada después de la operación (sobre todo con el collar isabelino) y cogió hongos en una pata, pero con el tratamiento antifúngico remitió y ahora se encuentra estupenda de salud y energía (que se lo digan a las fundas nuevas del sofá).


Acabo de llegar a mi casa y ya me han puesto un lacito... ¡cómo lo odio!


Al principio pensamos que un gatito podría ayudarnos a sobrellevar el constante estrés de la vida de estudiante; luego llegó la verdad y nos dimos cuenta de que causa más estrés, aunque siempre te alegra el día de alguna manera (no puedes parar de reír ante muchas situaciones).


 ¡Me gusta acecharlo absolutamente todo!


Me arreglo constantemente ¡soy muy presumida!


Me gusta esconderme entre las mantas


Bueno, y hasta aquí la biografía de Gretel, que seguirá muchos más años, compartiendo "su casa" con nosotros y tendremos que estarle eternamente agradecidos. ¡Cómo me gusta este bichillo!

Un saludo.