viernes, 13 de julio de 2012

La historia de nuestros gatos

Egipto

La historia del gato que conocemos comienza en egipto, donde es domesticado y venerado por los habitantes debido a su habilidad para proteger los graneros de la voracidad de los roedores y por ser un gran cazador de serpientes.

Gato armado con un cuchillo, aniquilando a la serpiente Apofis


Más adelante, por su capacidad para ver en la oscuridad y el enorme agrandamiento de sus pupilas, se le vinculó directamente con el sol y la luna, por lo que adquirió un status casi divino.
Su vinculación con la divinidad le procuró la protección de las leyes y surgió en torno a él un culto que se personalizó en la diosa gata Bastet, que añadía a los atributos la sensualidad y la fertilidad.

La diosa Bastet y sus gatos


La muerte del gato de la casa constituía una auténtica tragedia. La familia se ponía de luto y se afeitaba la cabeza y las cejas. El animal era embalsamado y enterrado en importantes necrópolis gatunas.


Momias halladas en la necrópolis de Beni Hasan

El gato egipcio, precioso y divinizado, estaba extremadamente protegido por las leyes y era considerado patrimonio nacional. Las leyes penaban con la muerte a los contrabandistas que osaran sacarlo de las fronteras de Egipto, pero era un bien tan valorado y deseado que no fueron pocos los aventureros y comerciantes que intentaron ‘robar’ tan preciada joya hasta que al fin lo consiguieron. Hoy día se encuentra asentado en toda europa.

Grecia

En Grecia consideraban que el gato era el animal totémico de la diosa Artemisa. Ya entonces se pensaba que los mininos poseían poderes mágicos, especialmente los gatos negros, y se suponía que esparcir sus cenizas sobre los campos de cultivo mantenía alejadas a las fieras y a las alimañas.


Felinos en el arte griego

El gato en la Edad Media

Los tiempos de adversidad empezaron tan pronto los celtas hicieron de él un símbolo de las potencias negativas de la naturaleza. Mientras tanto, los manuscritos medievales, con o sin amor felino, llenaron de animales y extrañas criaturas sus márgenes.

Particularmente desventurada fue la relación del gato con el cristianismo desde mediada la Edad Media. .


En aquellos años de fervor religioso, el más denostado y peor parado de entre todos los gatos fue el bellísimo gato negro.
El gato sufrió la misma negra suerte que su bruja amiga y fue cruelmente perseguido y aniquilado. En otro post hablaremos sobre la bruja y su gato negro.

Cuando las grandes epidemias de peste negra trasmitidas por las ratas asolaron Europa, solamente aquellos lugares en los que los gatos habían sido respetados se mantuvieron relativamente a salvo de la  enfermedad. Siglos más tarde se concedió al gato el merecido reconocimiento.

El renacimiento

El renacimiento, sin embargo, fue una época dorada para los gatos. Casi todo el mundo tenía alguno, desde los miembros de las casas reales y sus sirvientes hasta el campesinado.

Freyja conduciendo su carro con gatos

El gato hoy día

En Europa y Norteamérica existen, en la actualidad, al menos tantos gatos como perros. Solo en Estados Unidos existen 50 millones de gatos.
Los gatos son unos animales considerados una maravilla de la naturaleza principalmente por su velocidad y sus reflejos. Su columna vertebral es extremadamente flexible. Las patas traseras son muy fuertes y les proporcionan una asombrosa capacidad de salto.
Tienen un mejor sentido del equilibrio que los seres humanos, sobre todo porque tienen una cola que utilizan como la barra de un equilibrista para mantenerse.

"Gato de la suerte": popular escultura japonesa


"Muchacha con gato". Pierre Auguste Renoir


"Jeanne con gato". Mercedes García Bravo
Cabaret de París del siglo XIX

No hay comentarios:

Publicar un comentario